La implantación de anillos intracorneales es una técnica de alta tecnología que ofrece la mejor opción actual para la corrección del queratocono.

Los anillos intracorneales son segmentos semicirculares de acrílico que se implantan en el espesor de la córnea. La acción de los anillos intracorneales es aplanar o cambiar la forma de la córnea, no adelgazarla. Actualmente están dando excelentes resultados en pacientes con queratocono que no toleran o no se adaptan a los lentes de contacto.

La técnica se realiza con gotas de anestesia oftálmicas con el paciente acostado en un quirófano. Se realizan unos túneles milimétricos en el espesor de la córnea, y se implantan los anillos en dichos túneles.

La cirugía dura 20 minutos; es un procedimiento ambulatorio, el paciente sale el mismo día notando mejoría de la visión al día siguiente. En algunos casos se requiere compensar una pequeña graduación, restante con anteojos o lentes de contacto.

El resto de las personas no notan la presencia de los anillos en el espesor de la córnea del paciente, por lo cual no son antiestéticos. Se trata de una cirugía reversible. Sobre todo en algunos casos en los que algún anillo se sale de la córnea con el tiempo.

No exíste el riesgo de rechazo ya que el acrílico es un material ampliamente probado en los lentes intraoculares y es perfectamente aceptado por el ojo.